lunes, 6 de febrero de 2012

Viva la diferencia

¡VIVA LA DIVERSIDAD!


En cualquier aula, en cualquier momento, nos podemos encontrar con algún niño indisciplinado o que reniega del esfuerzo o incapaz de concentrarse o carente de los hábitos más elementales o... son alumnos distintos, son alumnos con necesidades educativas especiales.

La dificultad estriba en como trabajar con estos escolares sin una preparación previa. Aunque no existen recetas milagrosas, tal vez te sirvan de ayuda las siguientes indicaciones que PATRICIA HART, en su libro “Dealing with Conflict: Breaking the Cycle of Arguments” pone en boca de uno de estos alumnos:

  • No me consientas. Sé lo que no debo de pedir, pero te estoy probando.
  • Me gusta que te comportes con firmeza. Así sé exactamente dónde estoy.
  • No utilices nunca la fuerza. Me llevaría la impresión de que es lo único que cuenta.
  • No seas voluble. Me confundes y haces que todo me cueste más.
  • No me hagas promesas que no puedas cumplir. Perderé la confianza.
  • No caigas en las provocaciones que invento para molestarte. Me animarías a continuar en esa línea.
  • No hagas que me sienta inferior a lo que soy.
  • No hagas las cosas que soy capaz de hacer por mí mismo.
  • No consientas que mis malos hábitos retengan demasiado tu atención.
  • No me corrijas delante de la gente. Es mejor que lo hagas en privado. 
  • No me discursees. Yo sé perfectamente lo que está bien y lo que está mal.
  • No trates de discutir mi comportamiento en caliente.
  • No intentes que me sienta culpable de mis pecados.
  • No me des la tabarra. Haré oídos sordos.
  • No me pidas explicaciones por mi comportamiento. Ni yo mismo sé por qué lo hago.
  • No te olvides que me gusta experimentar y que aprendo con ello.

Un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada